OPINIONES DE ESPECIALISTAS

ALGUNOS APORTES DESDE LA PSICOLOGÍA DEL DEPORTE PARA UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA

Que cada día vivimos peor y más estresados no es novedad. Que sólo cuando nos vamos de vacaciones nos damos cuenta de esta vorágine en la que estamos inmersos tampoco es novedad. Que no descansamos bien, que no comemos bien, que no realizamos actividad física es lo que predomina en esta vida sedentaria que realizamos. ¿La solución es el deporte?, nos preguntamos. No siempre, a veces, puede ser estresante si lo único que queremos es ganar. O si el partido de fútbol o paddle que vamos a jugar finaliza en violencia por el resultado.

Lo que queremos decir es que frecuentemente se ignora que para que el deporte proporcione los beneficios físicos y psicológicos que pueden tener un valor preventivo, no alcanza con hacerlo de cualquier manera, sino que debe aplicarse y plantearse convenientemente. Hoy la mente y el cuerpo son un matrimonio. Todo lo que pasa en uno repercute en el otro y viceversa.

Si el deporte se transforma en una actividad frustrante, no sirve. Tiene que ser agradable, y que la motivación que genera nuestra acción, apunte a: tener amigos, pertenecer a un grupo, sobresalir por la habilidad, sentir que todavía conserva la técnica de cuando era joven, conseguir éxitos deportivos, obtener una gratificación interna por diferentes vías como el hecho de obtener sensaciones agradables.

El deporte y/o la actividad física bien realizada pueden fortalecer la auto-estima y la auto-confianza de sus practicantes. También puede alejarnos de la depresión, de enfermedades cardio-vasculares según las edades, así como a la vez incrementa la salud, el bienestar y la calidad de vida de los practicantes.

Para ello hay que ser constantes y precavidos. Y construir el “hábito” conductual. Luego de un tiempo, el cuerpo sólo lo va a pedir. Y ya usted no podrá vivir sin realizar actividad física. Entregarse a un profesional calificado para ser una de las claves. Lo necesita la tercera edad, sin dudas, la mediana edad que es la que más trabaja en esta vida post-moderna, pero sobre todo la población adolescente que es la más vulnerable y más expuesta a todo tipo de consumo.

El deporte es una oportunidad al tiempo de ocio, y requiere de una motivación básica para que los individuos acepten el compromiso de practicar el deporte con regularidad y se dediquen al deporte en la medida acordada. Pero a su vez la motivación básica necesita el complemento de una motivación cotidiana relacionada con el interés y la gratificación de cada sesión de práctica deportiva.

De nada sirve ir al gimnasio sólo para mejorar la figura en el verano. Es un concepto muy pobre en relación a lo que estamos queriendo decir. No responde a valores.

A su vez la psicología del deporte puede proporcionar un Programa de entrenamiento mental (que no es terapia) para optimizar el rendimiento, y complementar el entrenamiento físico. El mismo incluye técnica de sustitución de pensamientos negativos por positivos, técnicas de relajación, técnicas de visualización, etc.

Por último, el deporte, el ejercicio físico o la actividad física, sirven para:

  • Alcanzar metas personales
  • Disciplina y lucha por alcanzar las metas
  • Constancia en el esfuerzo
  • Superación de momentos difíciles
  • Conocimiento de la gratificación interna que conlleva proponerse retos
  • Luchar para alcanzar logros y no rendirse nunca
  • Aprender para la vida que el rival para vencer es uno mismo, ya que los límites y las metas están en la propia mente.

Con todo el afecto y respeto que le tengo, de profesional a profesional a mi entrenador personal; PROF. GUILLERMO G. SARDI, Profesor Nacional de Educación Física.

LIC. MARCELO ROFFÉ, Master en Psicología del Deporte y la Actividad Física, UNED-Complutense de Madrid (2001).

EL MOVIMIENTO LLEVA AL MOVIMIENTO